fbpx

Posicionamiento

Tiendo a pensar que el estudio del posicionamiento muchas veces queda rezagado por cuestiones culturales mas que por razones de negocios.

El Posicionamiento es un principio fundamental del Marketing que muestra la esencia de una empresa, el producto se convierte en el medio -y no en el fin- para que la marca resuene y se quede en la mente del consumidor, cliente o usuario. Apela también al conocimiento, el fondo cultural y la subjetividad de cada uno de estos personajes para crear una imagen de marca.

La capacidad de una empresa para identificar una oportunidad de negocio es un buen test para conocer las necesidades de un cliente y también una gran herramienta para definir el lugar que va a ocupar en el mercado.

Las estrategias exitosas de posicionamiento se han dado por la calidad y precisión con la que el discurso corporativo ha visibilizado la ventaja competitiva (que no siempre es la comparativa) y el rédito de esta acción siempre se ve reflejada en una imagen sólida de marca que genera la idea de Líder de Categoría.

Créelo o no, cada día aparece un nuevo líder porque al parecer las categorías también son infinitas…

El posicionamiento es muy importante, quizá el más importante activo de la empresa porque también brinda un conocimiento específico de lo que ésta quiere, le da una guía de lo que tiene y debe hacer porque finalmente el posicionamiento es aspiracional… una aspiración bastante tangible.

No existe un posicionamientto sin que haya una investigación de mercado, tampoco puede existir sin un conocimiento de la capacidad productiva, los costos, los beneficios, los valores, las fortalezas y demás cuestiones de Branding corporativo porque estas definiciones son las que dan paso al diseño de las metas (corto, mediano y largo plazo), el tipo de innovación que debe aplicarse para asegurar un mejramiento continuo y finalmente la construcción de verdad para responder las demandas, de esa audiencia, con honestidad.

Las empresas hoy se están enfocando más en el usuario -y en su experiencia con los productos y servicios- porque, si hablamos de honestidad, la única manera de que perduren las marcas en su decisión de compra será el recuerdo positivo o negativo de ese momento.

Efectivamente el posicionamiento también es una herramienta poderosa de desarrollo corporativo porque le permite a las empresas autoanalizarse y comprender que pueden expandir sus líneas sin perder la esencia de lo que son, sin dejar de lado la promesa que le han hecho a su audiencia y tampoco perder de vista la visión para la cual vienen trabajando. El posicionamiento, como investigación, es una gran puerta a la innovación y a los muy famosos updates porque sirve para descubrir cosas nuevas que se pueden incluir y mejorar en los servicios y productos y así enamorar nuevos públicos potenciales.

Como lo describiría Ries -y por momentos apalancándose en Kottler- ya no es un tema de descubrir qué parte del mercado le toca a tal o cual empresa, es el momento de crear su propio nicho de mercado para una audiencia que siempre va a querer consumir.

Esto es como un meeting de negocios en donde la sala está llena… o esperas una silla o traes la tuya para empezar a producir.

No hay cosas bien hechas o mal hechas, todo depende de la estrategia de negocio que la empresa se haya propuesto seguir y ¡no! no creo en los multitargets ni en los modelos de negocio innovadores que se autopublicitan porque lo incomprensible de estos últimos es que si son tan innovadores ¿por qué se los hace visibles sin explotarlos como se debe?

El único problema de trabajar con el posicionamiento como estrategia, que personalmente he podido encontrar, radica en que nuestra cultura como comunidad, la hispana, se traslada literalmente a los negocios y cada día se dirige aplicando la viveza del «balance» precio-beneficio propio y no del otro (de ese usuario, cliente o consumidor); obviamente, salvo contadas excepciones que ya han sobrepasado ese letargo o laguna mental.